Lo aprendí de mi pa

Sonriente y entre lágrimas de emoción y pesar me convenzo de lo agradecido que debo estar por haber tenido un padre.

Ahí en mi departamento, en algo tan “ridículo” como arreglar las tuberías del lavatorio de mi baño, después de haberlo hecho con éxito recordando cada detalle de esas operaciones que hacía mi padre en casa, sonrío como un completo tonto.

A medida que avanzo en edad y descubro nuevas cosas en el mundo de ser un ciudadano e hijo independiente, recuerdo a mi madre y a mi padre como modelos para tomar decisiones en mi vida. Ya no solo como jefa o jefe a quien me siento con el deber de criticar por no hacer las cosas mejor -según mi perspectiva- sino a quienes admiro por haber tenido paciencia por haberme instruido.

Hoy, yo lucho junto a mi hermano, a través de la campaña #IvankaConSuPadre para que esta niña de 2 años, no pierda a su padre además de haber perdido a su madre. Porque un padre tiene el derecho de tener a su hija y una hija tiene el derecho de vivir con su padre todos los días de su vida.

¡Únete!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s