Yadira: “Me siento como una niña con zapatos grandes”

Yadira Sevilla

“Esa es la idea, que no duela”, me respondió Yadira después de decirle que era tan extraño que no doliera el pinchazo de la aguja en la vena de mi brazo izquierdo.

Huele a laboratorio. No, es que de verdad huele a laboratorio. Ella está frente a su computadora, con el celular en mano coordinando. La puerta tiene el letrero con su logo y una placa “laboratorio clínico”. Alrededor hay más sillas cómodas, tubos, papeles. Es un laboratorio de verdad. Ella y yo nos conocemos desde hace 7 a 8 años.

Yadira tiene 26 años, es bióloga egresada de la Universidad Nacional de Trujillo (UNT). Después de trabajar para Escalabs por año y medio, decidió emprender su propio negocio, un laboratorio. En asocio con un excolega, Yadira puso su plan en marcha en marzo de 2015, HeSlab.

HeSlab deriva de Herrera y de Sevilla. El sueño de  Yadira es tener un gran (énfasis en GRAN) laboratorio. Eso después de hacer su servicio rural y urbano marginal de salud (SERUMS) y una especialidad (en laboratorio clínico). Admira a su exjefa por sus conocimientos y experiencia. Y si tuviera la oportunidad de escoger dónde ir, le gustaría hacer su SERUMS en Tayabamba (Pataz, La Libertad) porque no hay laboratorio que pueda ayudar a los médicos a dar un diagnóstico y tratamiento adecuados, también hace falta profesionales capacitados y dispuestos a servir a los demás.

“Me siento como una niña con zapatos grandes”, me confiesa mientras prepara todos sus implementos para centrifugar mi muestra de sangre. “Te estoy haciendo estos exámenes gratis”, me advierte entre sonrisas. Ha sido un viaje largo y aun tiene mucho por recorrer pero el éxito para ella no es tener dinero (aunque también admite que aprovechará trabajar feriados para tener dinero extra) sino desarrollarse personalmente -sí, eso mismo, personalmente.

“Esto no es nada a lo que me había imaginado, pensé que sería fácil. Una vez mi socio trajo a una colega para ayudarme. Yo pensé que según mi experiencia todo estaba en orden. Ella vino y movió todo señalándome lo que estaba mal. Me quedé muy sorprendida. Ella es muy buena. Entonces supe que quería retenerla para exprimirle todo lo que sabía”, me cuenta emocionada.

“¡Puedo ver mis glóbulos rojos! ¡Y mis plaquetas! ¿Y esas cosas redondas con algo adentro qué son?”, pregunté emocionado al examinar mi sangre a través del microscopio. “Esos son tus leucocitos”, respondió Yadira. No podía dejar de sonreír por la emoción que sentí al recordar la clase de biología y la de química de la escuela.

“Cuando veo este tipo de cosas es cuando me digo que Dios realmente existe. La forma en la que todo se conecta, cómo afecta un cambio en todo el sistema del ser humano, es increíble. Amo lo que hago y lo amo cada vez más”, me cuenta Yadira al finalizar nuestra caminata hacia casa.

Yadira Sevilla 2

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s